Miraron equí

3 abr. 2012

HISTORIA DE NÓS MESMOS

Bolos. El juego de Asturias
José Enrique Mencía Martínez
Oviedo, Ayuntamiento de Oviedo, 2007

     Alcuentro nuna llibrería de vieyo un llibru que me llama l’atención: Bolos. El juego de Asturias. L’autor ye José Enrique Mencía, periodista de La Nueva España. Ye un volume impresionante, tamañu foliu, con más de seiscientes páxines, papel cuxé, a color, nel que se repasa la historia de los bolos, ún de los deportes autóctonos asturianos. El llibru empieza con un mapa de les distintes modalidaes de xuegu (dieciséis, que s’ilustren con estupendes infografíes), pasa rápido pelos oríxenes, y entra de llenu nel sieglu XX, el periodu temporal nel que se centra’l llibru. Nesi sieglu los aficionaos asisten a un cambiu sustancial, cuando los bolos dexen de ser un xuegu de caleya p’asociase a los chigres, onde s’organicen partíes con recompenses económiques y apuestes. Pasen del ociu al negociu. Nos años venti organízase una Federación Asturiana de Bolos, que va marcar les pautes del xuegu hasta la guerra civil.
     Na posguerra renaz la pasión bolística apegada al chigre, con desafíos, más apuestes y munchu dineru per mediu, miles d’espectadores, no que se pue considerar la so época dorada. Les grandes lleendes de la cuatreada (Cajetilla, Madalena, el Manquín...) nacen nesi tiempu. Pero la decadencia de los chigres arrastra’l deporte, y anque nos años ochenta lleguen a organizase campeonatos mundiales (nos que participen emigrantes asturianos repartíos pel mundu), el xuegu de los bolos nun consigue recuperase hasta l’entamu del sieglu XXI, cuando se renueva la cantera, la TPA retresmite campeonatos y la muyer, parte sustancial nel so futuru, incorpórase a la práctica d’esti deporte. Nestos últimos años los bolos vuelven a los espacios públicos, les boleres, pero tamién a los centros comerciales, una iniciativa interesante pa ganar públicu nuevo. El llibru complétase con una aproximación biográfica a los xugadores destacaos del sieglu XX, enllena d’anécdotes y curiosidaes, y a la historia de les peñes, que l’autor define como “el alma de los bolos”. Sicasí, lo que más destaca son los cientos de fotografíes que se publiquen, verdadera historia gráfica del deporte, auténtiques xoyes.
     ¿Cómo pudo pasame desapercibida la edición d’un llibru tan interesante? Edítalu l’Ayuntamientu d’Uviéu escaeciendo la función principal del so llabor como promotor editorial: qu’un llibru que nun se distribuye ye mediu llibru. Nun sirve de nada que se regalen miles d’exemplares a los amigos. La edición institucional tien que colaborar al fortalecimientu del mercáu editorial asturianu (editores, distribuidores y llibreros), y nunca ser una competencia deslleal. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario