Miraron equí

23 abr. 2012

PEPÍN DE PRÍA EN ZAPATIYES


     Cuando llegué a la semeya de Pepín de Pría quedé maraviyáu. En 1993, mientres preparaba los materiales qu’ilustraríen el mio llibru Lliteratura asturiana nel tiempu (editáu al añu siguiente), andaba esmolecíu porque llevara fotografíes de los escritores asturianos. Nun yera xera fácil. Si quitamos l’interesante llabor gráficu de la Gran Enciclopedia Asturiana, l’únicu autor que tuvo dalgún precuru por mostrar el rostru de los escritores foi Españolito, la pieza clave de los estudios biográficos n’Asturies. Ye tanta la importancia que tien nel nuesu tiempu la imaxe, que cuando consigues poner cara a un escritor d’époques pasaes parez que tas más cerca d’él, que lu entiendes meyor. Asina s’esplica’l rebumbiu llográu nel mundu enteru que determináu cuadru, que lleva sieglos nes manes de la familia británica Cobbe, s’anuncie como retratu de Shakespeare fechu en vida del inmortal escritor. Como si poder observar per un momentu’l so verdaderu rostru (un poco belisgu na mirada, hai que dicilo) nos permitiera tamién asomanos al so espíritu creativu.

Shakespeare, na colección Cobbe

     Como la lliteratura que se fexo n’asturianu a lo llargo del tiempu namás interesó a eses manes inexpertes de les que falaba Caveda en 1839, la iconografía de los escritores asturianos que se podía conocer a primeros de los años noventa del pasáu sieglu XX yera más bien escasa, repetida y nada cuestionada. ¿D’ónde salió la imaxe d’Antón de Marirreguera, con “rasgos característicos del sieglu XIX”, que publica la Enciclopedia Asturiana? Del Archivo Gráfico Universal, quier dicise, del taller románticu y creativu de Jesús Evaristo Casariego, bien andáu’l sieglu XX. Bienllegáu seya esi retratu de bigotes dalinianos, periya mosquetera, grandes güeyos, melena y bonete qu’inventó Casariego. La gorguera, un toque d’época (quién vería al arcipreste, vistíu con esa traza de figurín, dir a dicir misa de madreñes a Llargozana), emparenta al nuesu escritor fundacional con Cervantes, que tamién lleva gorguera cuando lu pinten.
Antón de Marirreguera,
según Casariego
     ¿Cómo ye posible que de Xuan María Acebal namás se disponga d’un grabáu? De tan repetíu, llega un momentu en que parecen distintos los que conocemos, pero ye siempre’l mesmu. Toi seguru de qu’en dalgún arquivu familiar reposa un preciosu álbum enllenu de semeyes del Príncipe de los Poetes asturianos, que tan aficionáu yera a los adelantos que trayía’l sieglu XIX que-y tocó vivir. ¿Cómo diba  resistise a la novedá del daguerrotipu o del retratu d’estudiu? Un álbum con fotografíes de la familia, cola muyer, la fía, el xenru y los nietos; pero tamién d’esa otra familia, tan iconográfica coles sos boines grandes y el so espíritu de guerra, que yeren los carlistes.
Xuan María Acebal
     Na Biblioteca Asturiana que xuntara a lo llargo de la so vida’l Padre Patac, y que naquellos años nos que yo buscaba imáxenes había poco que llegara a la Biblioteca Xovellanos de Xixón, había una carpeta con fotografíes d’escritores. Como en too lo qu’atropaba Patac de las Traviesas, abundaben les copies y les fotocopies, pero yo nun buscaba valiosos orixinales sinón imáxenes que m’axudaren a ilustrar el mio llibru. Y ellí taba la copia d’una semeya na que se vía a Pepín de Pría sentáu nuna güerta posando como que lleía un llibru. Nun había nenguna indicación de procedencia, víase que yera una reproducción d’una foto publicada en dalguna revista pelos años venti, pero yera magnífica, casera, entrañable. Y desconocida. Decidí que con ella tenía qu’abrise’l mio llibru.

Pepín de Pría en zapatiyes.
La semeya publicóse na revista
Norte
que dirixía Alfonso Camín.
     Seguramente ye una foto tomada na segunda mitá de los años venti, cuando Pepín de Pría, sintiendo que les pudencies-y fallen definitivamente, decide volver a la so casa llanisca. A lo llargo de la vida foi una constante: cuando les coses-y diben mal xuntaba los restos de la so numberosa familia y marchaba pa Pría, como si la tierra-y diera fuerces pa siguir p’alantre. Y les coses díben-y mal mui a menudu. Pepín de Pría yera una alma soñadora y dalgo bohemia, non un home de negocios. Tamién me parez que la semeya se publicaría en dalguna de les revistes americanes, que naquellos años alimentaben la señaldá de los emigrantes asturianos con ilustraciones de paisaxes y persones de la tierra. Nel retratu vese al poeta sentáu nuna siella modesta, en mediu d’un corral que zarra unos metros per detrás d’elli una muria alta de piedra, que na parte derecha de la foto parez dalgo derrotada. Per esa zona, más atrás, hai un edificiu que seguramente ye una capiella, que podía axudar a identificar el llugar.
     Per detrás del poeta, a esquierda y a derecha, hai pites roxes anduliando llibres pela corralada, que dan al retratu un aire bucólicu. Sicasí, Pepín de Pría nun tien pinta de paisanu, de persona que se tea ocupando de los llabores de la tierra. Parez un señor. Cola mano derecha tien d’un llibru a l’altura del pechu, mientres echa un poco p’atrás la cabeza, como en busca de la distancia que necesita pa enfocar les lletres quien yá tien la vista cansao. Que ye una pose pa la foto, amás del entornu y la postura, indíquenlo los cuatro deos que tienen del llibru per detrás, espurríos, nuna postura difícil de caltener muncho tiempu. Na mano esquierda, zarrada con naturalidá y dél estilu, ente’l deu furabollos y el medianu garra un pitu. Ta impecablemente vistíu: camisa blanca de colletes coles puntes arredondiaes, corbata escura, chilecu claru igual de puntu, chaqueta de cruzar abotonada. El pantalón ye claru y tien los baxos doblaos; ta un poco arrugáu. Parez gastar unos calcetos gordos y claros, como de llana. Seguramente ye un día fríu, d’hibiernu, porque los árboles que se ven per detrás nun tienen una fueya. Pepín de Pría lleva un llargu abrigu perriba los costazos, igual un tabardu, sobre’l que se sienta pela derecha, mientres que pela esquierda-y cai elegante, como enmarcando’l personaxe. Ta tocáu con un sombreru tipu Borsalino, que-y tapa la pronunciada calva que tenía.
     Xosé García Peláez, Pepín de Pría, vese flaque nesta fotografía. Tien los pómulos mui marcaos, y como ta mirando p’abaxo nun se nota que tien los güeyos dalgo prendidinos. ¿Yera roxu? Na copia que vemos nun se pue estremar qué llibru tien na mano. Pol tamañu podía ser guapamente Nel y Flor, el so “cuentu idílicu en bable” de 1926, que s’imprimera sobre papel pluma nos talleres del Oriente de Asturias. Pa cuando aparez esti llibru, editáu por suscripción popular depués de que la prensa reclame un homenaxe al poeta, tol mundu s’alcuerda de Pepín de Pría, de que vive probe y malu en Nueva. A esa corriente de simpatía xeneral que se produz na prensa pue responder esta fotografía. Los periódicos compiten por da-y dende les sos páxines la reconocencia qu’enantes naide-y ufiertara. Dalgunes fuerces vives de la cultura mírense de llau a ver quién y cómo organiza meyor un festival homenaxe al poeta, y critiquen discretamente en público los pasos que dan los demás, y despiadadamente en privao. Al marxe de too ello, encantáu de que dalguién s’alcuerde d’elli, Pepín de Pría entaina pa terminar el so segundu llibru, La Fonte del Cay.

La Fonte del Cay, en Ribesella
     N’avientu de 1928, cuando muerre, tien cerca la guitarra que lu acompañó bona parte de la vida. Porque Pepín de Pría foi ganando col pasu del tiempu merecida fama de poeta, pero él siempre se sintió más músicu que nenguna otra cosa. Prestába-y entonar cualquier melodía, componía cantares de son allegre y lletres tienres punteando una guitarra vieya que lu volvía a la mocedá, cuando les obligaciones familiares (doce fíos) nun lu agobiaben, cuando tenía salú y facía vida bohemia como viaxante de comerciu, componiendo un mapa mental de l’allegría y la música d’Asturies. Cuando s’enteró de que Pepín de Pría morriera, Fernán-Coronas escribió-y un poema echando en cara a los asturianos el so desinterés: “Chora, Sturias, pul bon cantore muertu/ que cantando crucióu el tou desiertu:/ Chora pul tou finísimu cantore/ que moríu de desdeixu ya dolore”.
     Una y bones muertu, empezó una pelegrinación a la casa na que pasara los últimos años. De cualesquier sitiu d’Asturies llegaben los “amantes de les coses asturianes” a llamentase del olvidu inxustu en que cayera’l poeta de Pría, prometiendo a la familia rescatar pal mundu los trabayos imperecederos del xeniu asturianu. Pasín a pasu diben marchando con unes fueyes güei, mañana con unes partitures, pasáu con una llibreta, otru día con fotos, hasta que’l legáu de Pepín de Pría queda esperdigáu per milenta manes, imposible yá de siguí-y la pista, y ensin que cásique naide tenga la decencia de publicar esos materiales. Hasta los güesos de Pepín de Pría terminen nuna fosa común cuando caduca la sepultura na que lu enterraron y, esparcida pel mundu la familia, naide se fai cargu d’ellos.
Otra semeya de
Pepín de Pría
     Vuelvo a mirar la fotografía que guardaba’l Padre Patac nel so arquivu. Nella tovía hai vida, la de Pepín de Pría, l’home tranquilu. Dende la nuesa perspectiva lo que más llama l’atención nel retratu son les zapatiyes, que parecen desentonar del curiáu vestuariu que gasta’l poeta y que-y dan a la semeya un aire familiar, como d’andar per casa. Ye un prexuiciu nuesu, d’esti tiempu. Lo más probable ye que detrás del fotógrafu, esperando a que’l poeta termine la sesión, tean unes cómodes y curres madreñes, el meyor calzáu pa pasar l’hibiernu si lo habitual ye pisar güertes, praos o caleyes. José María de Cossío afirmaba en 1952, falando d’Antón de Marirreguera y de les sos fábules inspiraes n’Ovidio o Virxilio, que “convierte en madreñes el coturno” de los poetes clásicos llatinos. Cossío de xuru que sabía que’l coturnu yera’l calazáu qu’usaben los actores de la traxedia, mientres que’l zuecu (soccus) yera’l de la comedia. De Pepín de Pría, ún de los nuesos clásicos asturianos, podemos dicir que gastaba madreñes, esos zuecos d’Asturies, como correspuende al clima de la tierra. También podemos añadir qu’ensin baxase d’elles supo alzar la so voz perriba’l coru y facer alta lliteratura. A fin de cuentes el coturnu clásicu tenía l’aspectu d’una madreña abierta, con tacos y too, que s’ataba al pie como una sandalia; igual yera mui ceremoniosu, pero poco aparente pa cuando llueve y fai fríu.


No hay comentarios:

Publicar un comentario