Miraron equí

19 dic. 2011

DE GOYTISOLO


VÉRTIGU


José Agustín Goytisolo
     Al poeta José Agustín Goytisolo nun se lu llee güei bien, seique porque nel so momentu tampoco lu entendimos bien. Dexó escritu, falando del entierru del so amigu Ferrater: «Esos que lu lleeron pero nun lu entendíen». Podía tar falando d’elli mesmu. A principios de los sesenta, en plena gloria poética, arrenunció a la primacía de lo social pa dedicase, a cencielles, a buscar. Algamó la popularidá poniendo lletra a la banda sonora de la transición, y pocos escritores va haber que puedan vanagloriarse de qu’un poema, «Palabras para Julia», diera nome a munches fíes d’aquelles pareyes que coriaben a Paco Ibáñez colos mecheros y los corazones encesos. Pero él siguía buscando.
     Como la so poesía, Goytisolo yera un home cercanu y accesible. El 28 de mayu de 1987, pela tarde, da vueltes pel serviciu qu’hai al llau del Salón de Té del Teatru Campoamor, n’Uviéu, coles manos moyaes. «Nun hai ónde ensugales», quéxase, y yo apúrro-y un pañuelu de papel. Pela mañana, Miguel Munárriz presentáranos nun descansu de los Alcuentros col 50: «Equí un poeta bable». Sorprendíu, per un intre l’interés rellúma-y nos güeyos y aconseya a un yá non tan nuevu deprendiz: «Llee y traduz, nun hai meyor escuela».
     José Agustín Goytisolo ta ente los poetes españoles que meyor supieron lleer y traducir la poesía del so tiempu. Pero a la hora de referise a la so obra, suel pasase de dides sobre la so contribución esencial como traductor, anque muncha poesía catalana y italiana empezó a lleese bien n’español gracies a la precisión poética de les sos traducciones.
     En cuanto llegaba, buscaba otros caminos. Mientres un tiempu anduvo detrás d’achiperres en desusu pa facer arte probe, cuando naide n’España sabía de qué diba tal cosa. Tamién usó los sos versos pa definir los retos d’una nueva arquitectura. Foi un poeta al que se-y escaeció crear escuela y seique por eso los sos poemes entá esperen llectores que-yos dean vida nueva. Yera como si-y diera vértigu quedar enriba del tou, pero siguía queriendo tar ende, na primer llinia, buscando. El mesmu vértigu qu’hubo de sentir el 19 de marzu de 1999, cuando cedió la persiana que lu separaba de la muerte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario