Miraron equí

12 dic. 2011

VOLVER A FERNÁN-CORONAS

UNA VISITA Y UN POEMA INÉDITU

Fernán-Coronas nel despachu del director
de La Prensa (Xixón) en 1928. Detrás, l’Espasa.

 Como me mandara l’escritor Inaciu Galán, xunto con dalgunos otros papeles interesantes, un poema de Fernán-Coronas que nun ta recoyíu na mio edición de la obra del valdesanu, vuelvo al poeta de Cadavéu. En realidá había dicir que nunca lu dexo del too. Pero nesta ocasión avérome a la casa de Modesto González Cobas y de Cristina García Álvarez, profesora mía nos estudios que fixi de Lliteratura Española na Universidá d’Uviéu.
 A los 89 años, Modesto tien una envidiable salú. Igual tien que desplazase despacio, pero la so memoria mantiénse en plena forma. Présta-y falar de música, quiciabes la so pasión esencial, pero cuéntame, otra vez (yá me lo dixera hai unos años), cómo llegaron a les sos manes les papeletes manuscrites de Fernán-Coronas que guarden nel arquivu de casa. Un día, quiciabes de 1959, Angelín, un desplazáu por mor de la guerra y que compraba y vendía de segunda mano, esperaba por Modesto na parada del ALSA de Lluarca, sabedor de que llegaba d’Uviéu. Quería enseña-y unos papeles que tenía nun almacén, a ver qué-y parecíen. Llegaren a les sos manes de la llimpieza que se fixera na casa al morrer el poeta Casimiro Cienfuegos, l’albacea testamentariu del Padre Galo. Esi día, sábadu, nun fueron al almacén, quedaron citaos pal siguiente, domingu, a primer hora.
 Ellí, Modesto pudo revolver nunes cuantes bolses de basoria enllenes de pequeños recortes de papel escritos con lletra menudino. “Mire a ver si tien valor pa usté –dixo’l traperu–, porque pa papelote esos recortinos nun valen nada. O-y val a usté, o lo quemo”. Nun-y costó a Modesto dase cuenta de que yera’l trabayu de toa una vida del Padre Galo, al que conociera un día por aciu del mesmu Cienfuegos. Esplicó-y a Angelín qu’aquello yera del de Cadavéu, y que pa él tenía interés, que cuánto pidía por ello. El traperu miró pa Modesto, miró pa les saques de basoria, y un poco torcíu, sabedor de que taba pidiendo una barbaridá, mandó quinientes pesetes. Modesto, según me contaba, nun recatió. Pagó y marchó con aquelles bolses camín de casa.
 Cuando yo avié la mio edición de Fernán-Coronas revisé miles de papeletes que punxeron a la mio disposición, con muncha amabilidá, Oliva Avello y les cases de Bernardo Méndez y de Teresa Suárez Nieto. D’elles fui sacando los poemes n’asturianu, que yeren l’obxectu de la edición que preparaba. Nun me costó dame cuenta de la enorme desproporción qu’había ente lo escrito n’español (muncho más, incluyendo una versión del Poema a Covadonga) y lo qu’había n’asturianu. Concluyí que faltaba la mayor parte de la obra asturiana, porque lo que yo revisaba malapenes pasaba de los años venti, cuando quedaba en blanco, pa min, la década de mayor trabayu asturianu del Padre Galo, la de los trenta. En casa de Modesto y Cristina guárdase precisamente esa parte, el so llabor n’asturianu de la década de los trenta, incluyíu’l so Vucableiru. Per equí empezó Cristina a trabayar, y yá tien trescrites toles papeletes d’esi diccionariu, amás d’otru de rimes que diba faciendo’l poeta de Cadavéu.
 Los poemes que se custodien neses caxes parecen nun acabase nunca. Son miles, y Cristina va clasificándolos por temes, siguiendo les indicaciones qu’anotaba nes propies papeletes Fernán-Coronas. Son varios los llibros, colos sos correspondientes títulos, que van poder salir d’ehí. Un llabor tan zárzanu como apasionante. Presta saber que’l legáu del Padre Galo ta en bones manes.
 Ye imposible nun asomase a nada de Fernán-Coronas ensin salir maraviáu. Cuando toi mirando les papeletes veo qu’al definir un lema escribe dalgo asina como «‘quinde’l riyu, llinde’l riyu’: de la parte d’acá y de la parte d’allá del ríu». O da cuenta de la palabra «naufraxu», documentándola como de la so mai. Quiciabes esti cura sabiu, con mala salú y mala suerte histórica, necesitaba pela nuesa parte un mayor esfuerzu de recuperación que’l que fiximos hasta agora. Entrín y non, copio darréu otru poema inéditu de Fernán-Coronas que llegó a les mio manes:

                         CANTE DEL GALLU

                         Fayse todu él en corneta:
                         Ya qetal furan lus cantes
                         La nueite fonda ya quieta:

                         Sal bien la prima cantida
                         Y’asigún vey sigundandu
                         Sal cada vez mas llucida.

                         Canta bien el reiseñore
                         Peru nel corazu i casa
                         Yá’l gallu primu cantore.

                         El gallu de cante fiele
                         Fálanus de dues maneiras
                         De l’amor de Sa’Manuele.

                         La nueite de Navidade
                         Ya la nueite de Pasione
                         Díznuslas cun claridade.

                         Beneha tala cantida
                         Y’esvélense lus corazus
                         Al son de la gallarida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario