Miraron equí

9 dic. 2011

SOBRE’L DESAMPARU



Despidida
Pablo Antón Marín Estrada
Xixón, Suburbia, 2011

     Per dos veces se disculpa Marín Estrada, na nota final de Despidida, pol númberu de páxines del volume: “igual munches, abondes pa lo qu’había ser razonable nuna collección de poemes”. Nun tendría por qué facelo; un autor de llarga obra necesita espaciu si lo que quier, como agora, ye revisar los temes qu’alimentaron los sos primeros llibros. Asina, Marín Estrada vuelve a visitar el tiempu y los llugares que conformaron la so poesía, especialmente Un tiempu meyor (1996) y Otra edá (2000). Arrástralu hasta ellí un fechu irremediable: la muerte del padre. Too cuanto naquellos llibros fuera descubrimientu y esperanza, lluminosidá, vuélvese en Despidida desolación y abatimientu. Les mores de la infancia qu’entós emporcaben, abriendo les preses del deséu, la boca d’una rapacina de coletes, agora o tán verdes (y anuncien la hora de marchar) o yá pudrieron. Tamién los caminos s’enllenen de barru, les campes de ceniza, les palabres apodrecen, les lluces apáguense, el nordés anuncia muerte... Hasta l’orgasmu (“La pequeña muerte” titúlase’l poema col que s’abre’l llibru) remite al momentu final de la vida.
     El recuerdu del padre, lo vivío xunto a él cola intensidá de la revelación (el descubrimientu del raitán, la visita a la oficina, la llucha antifacista, los caminos del monte...), vuelven a esti llibru como instantes que manquen na alcordanza, explicándose la mayor parte de les veces en versos mui curtios, d’una palabra dacuando, nun dicir entecortáu y rápidu qu’expresa bien la rabia y el dolor. Nos últimos poemes, cuando’l sufrimientu posa y la desolación empieza a convertise en reflexión resignada, los versos allárguense y l’autor pue volver sobre la vida pasada con mayor serenidá. Marín Estrada, que tantes páxines nos tien regalao d’excelente lliteratura, nun escribió esti llibru pa nós, los sos llectores, sinón pa elli mesmu, pa recomponese como fíu (“Rapaz, ye hora/ de qu’ocupes el sitiu/ de to padre”) y posiblemente como escritor, una y bones que desaparez un referente esencial de la so creatividá lliteraria: col padre deprendiera “a esconxurar/ el fríu y les tormentes/ coles palabres esactes”. Tou esi mundu, eses palabres, la casa qu’habitaron, los momentos que compartieron, quedaron atrás y nun se sabe qué sitiu ocuparán na nueva etapa. De momentu Pablo Antón Marín Estrada despídese de too ello nestes páxines amargues y angustiaes, sepártase del padre col sentimientu de que lu pue la desgana. Pero’l llibru, poderosu y duru, ye’l meyor esconxuru contra la derrota: “Una vez, cuantayá, ficimos una foguera n’arena y perdura’l so calor” escribe nel últimu poema. Sobre eses cenices tovía caldies va siguir creciendo la obra sorprendente y necesaria d’esti autor imprescindible. 
(Publicao en «Cultura», La Nueva España, l’8 d’avientu de 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario