Miraron equí

10 dic. 2011

UN POEMA DE DENISE DUHAMEL

Denise Duhamel

SEXU CON UN POETA FAMOSU

Acostéme con un poeta famosu la otra nueche
y cuando di la vuelta y lu atopé al llau respiguéme
porque yo taba casada con otra persona,
porque se suponía que nun tenía que beber,
porque taba na habitación luxosa d’un hotel
que nun reconocí. Diríate ensiguida
que yera un sueñu, pero va poco
un amigu díxome escribir sobre un sueñu,
perder un llector y yo nun quiero perdete
tan aína. Quería qu’escucharas
que nin siquiera me gustaba’l poeta del sueñu, que tien
cuatro fíos, el más nuevu como yo, y que lu topo
pocu curiosu, que namás lu vi una vegada,
na vida real, quiero dicir, y que taba con un grupu
nel que malapenes abrí la boca. Cafiáronme
los sos comentarios ofensivos pa les muyeres.
Inclusive utilizó la palabra “xapu”
que tomé como un insultu al mio home, asiáticu.
Cuando nós los dos empezamos a salir, díxi-y
“Tuviesti falando en sueños la otra nueche
y yo escuchaba, namás p’asegurame de que nun dicíes
el nome d’otra”. El mio futuru home dixo
que nun yera responsable del so subconsciente,
lo que m’esmoleció, y fíxome pensar que los sos sueños
taríen enllenos de zorres rubies en bikini de piel de coneyu.
Pero dixo que non, que casi siempre soñaba con peñes
y el mar y volcanes, un tiempu peligrosu
del que yera testigu, ensin poder facer nada pa cambialu.
Y díxi-y: “Yo namás sueño contigo”,
lo que yera romántico y tonto y falso.
Pero nunca pensé que soñaría con otru home...,
el mio maríu y yo nunca nos engarriáramos,
la mio cabeza ducemente dientro’l sobacu d’él, el brazu
alredor de la so barriga, que xubía y baxaba
tola nueche, selemente como agua nun llagu.
Si pasara esi famosu poeta pela cai,
caminando, famosu coles sos gafes de sol
y l’americana con pieces d’ante nos coldos,
nin siquiera diba echar una mirada pa min.
Yá sé que te provez saber quién ye’l poeta,
conque debería avisate de que dexé pistes
falses, qu’amascaré la so identidá,
que nun deberíes cavilgar Apuesto a que ye él...
porque nunca lo vas aldovinar correchamente
y anque lo fixeras, nun te voi dicir si atinesti.
Nun quiero aportunar a un estrañu
que seique seya, depués de too, una bona persona,
qu’igual tenía un mal día cuando lu conocí,
que guapamente tea dalgo fartucu de la fama...
que’l mio home y yo percibimos como enorme,
pero un poeta americanu ¿cuánta fama pue llegar a tener
de verdá, digamos, pa cola d’una estrella de rock
o un director de cine de talentu asumiáu? Non muncha,
y el poeta famosu sábelo, sabe que naide-y reconoz
lo que de verdá se-y debe. Sabe que munchos
d’esos poetes mozos que-y fain la rosca
namás finxen que lleeron tolos sos llibros.
Pero él sorrí lo mesmo, tratando de ser útil.
Quiero dicir, esti poeta dalgo tendrá bono, ¿acuéi?
Por casu, pondrá medianamente bien los acentos nel versu.
De lo contrario, ¿qué taba yo faciendo nos sos brazos.
(Versión d’AG)

No hay comentarios:

Publicar un comentario