Miraron equí

2 dic. 2011

DESOLACIÓN DE LA MIRADA

El paséu / El paseo
Miguel Rojo
Gijón-Xixón, Seronda, 2011

     Anque al final del llibru-y entren duldes y se pregunte polo que va quedar de nós (“Tal vez l’escaezu, esi ríu de sable tapecío qu’ha perdese na Historia”), Miguel Rojo tien fe nel poder perdurable de la palabra y a ella se consagra dende l’empiezu d’esti llargu poema bilingüe, El paséu / El paseo. “L’home ye nada, la obra yelo too” dexó dicho Flaubert pa que Rojo abriera esta revolada lliteraria pel Muru. Les cais enllenes de xente a quien adxudicar una vida, la memoria que blinca d’un llau a otru del mundu, del ríu Piles a Ámsterdam, pa terminar volviendo al pareisu perdíu del Zarracín inicial, permiten al autor dir esbillando’l so monólogu interior sobre l’amargura y el sexu, sobre la soledá o el miedu, sobre l’amor y l’odiu. Queda sitiu pa la preocupación social, pa la crítica de la vida cultural, pa la celebración de l’amistá o pa una declaración d’amor lliterariu hacia un poeta, Ángel González, del que nun se diz el nome.
     Nesti llibru despliega Miguel Rojo les habilidaes lliteraries que fain d’él ún de los autores más creativos y destacaos de la lliteratura actual, empezando por un personal coloquialismu discursivu que resuelve en llargos versículos, anque ensin perder la música del versu. La mirada novedosa qu’echa al mundu depréndenos a ver con güeyos nuevos lo que yá sabíamos, alcontrando nos pequeños detalles les claves de lo universal, ensin abandonar un nihilismu que yá conocíemos d’otros llibros, pero que nesti s’acentúa. Mantién intacta l’asombrosa capacidá d’asociar adxetivos y sustantivos pa que les metáfores brillen con fulgor inéditu.
     Miguel Rojo (Zarracín, Tinéu, 1957) tien llibros escritos tanto n’asturianu como en castellanu. Esti, sicasí, ye’l primeru de los suyos del que nun conocemos la llingua de creación, y resulta un exerciciu interesante dir comparando les dos versiones, que difieren unes poques veces más en matices que nel argumentu. Asina, por exemplu, cuando al asturianu “estórdigos”-y correspuende l’español “envarados”, cuando los “guirrios” de la versión asturiana son “sirénidos”, o cuando “les meduses” se convierten n’“anémonas”. Pero cualquiera que seya la llingua na que se llea, el llector va vese atrapáu nuna llucha contra l’olvidu, nun paséu pola desolación abrumadora qu’habita’l llibru enteru, y va tener que dar respuesta a les preguntes que Miguel Rojo propón nel últimu poema: “¿Qué nos llibra de tanta basoria?”. “L’arte” o “la hora sosiegu del amor”, que contrapón l’autor, nun parez que seyan incompatibles. Y el meyor antídotu contra esi olvidu qu’esmolez a Rojo ye la palabra escrita, tal y como l’autor s’encarga de dicinos a lo llargo del poema: un memorable testimoniu de vida y creación lliteraria. 
(Publicao en “Cultura”, La Nueva España, el 17-11-2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario