Miraron equí

27 dic. 2011

UN POEMA DE JAMES TATE

James Tate

COSES QUE PASEN

Taba na Rectoral de Santa Cecilia echando
un pitu fuera cuando al mio llau aprució una cabra.
Yera blanca y negra, con dalguna pinta raxona
per un llau y per otru. Cuando eché a andar
vieno tres de min. Prestábame, pero tamién m’entrugaba
qué lleis habría pa una cosa asina. Hai una llei
pa les correes de perru, ¿y pa cabres? La xente
sorríame y almiraba la cabra. “Nun ye la mio cabra”,
esplicaba. “Ye la cabra del pueblu. Téngola yo porque
me toca curiala”. “Nun sabía que tuviéramos una cabra”,
díxome ún. “¿Cuándo me llegará la breda?”. “Llueu”,
dixi. “Tenga paciencia. Yá-y tocará”. La cabra
siguía al par mío. Paraba cuando yo paraba. Miróme
y yo miré entientes los sos güeyos. Parecióme que sabía
too lo esencial sobre min. Siguimos andando. Un policía
de ronda reparó en nós. “Esa sí que ye una bona
cabra, la que lleva ende”, dixo, de magar paraba.
“Ye la cabra del pueblu”, dixi. “La so familia
lleva con nós trescientos años”, dixi, “dende l’empiezu”.
L’axente abangóse pa tocala, pero quedó paráu
y miró pa min. “¿Puedo pasa-y la mano?”, entrugó.
“Si toca esta cabra va cambia-y la vida”, dixi.
“La decisión ye suya”. Pensó nello seriamente un minutu,
depués llevantóse y dixo, “¿Qué nome tien?”. “Llámase
el Príncipe de la Paz”, díxi-y. “¡Dios! Esti llugar
ye como un cuentu de fades. Pa onde mires hai misteriu
y maravía. Yo solo soi un nenu xugando a policíes
y lladrones pa siempre. Por favor, perdóneme si lloro”.
“Ta perdonáu, axente”, dixi. “Y entendemos por qué usté,
menos que naide, nunca debiera tocar al Príncipe”. La cabra
y yo siguimos p’alantre. Taba escureciendo y empezamos
a entruganos ónde pasaríamos la nueche.
(Versión d’AG)

1 comentario:

  1. Qué poema más guapu, nél "pa onde mires hai misteriu y maravía".Esa cabra qu'apaez de sópitu, como un "deus ex machina" que marca la entrada de la imaxinación na vida corriente, cómo a partir d'entós too cambia, yá funcionen "lleis distintes pa una cosa asina"... L'alvertencia al representante de la llei y l'orde: "si toca esta cabra va cambia-y la vida", esi axente "el menos indicáu pa tocar al Príncipe de la Paz", qu'inda ensin llegar a tocar la cabra yá llora y se decata de que nun ye otro que "un neñu xugando a policíes y lladrones pa siempre"...Callo yá, pa nun falar, como casi siempre, más de la cuenta: "esplicar" un poema, traducilu a otres palabres pue ser dacuando como estrozar un xuguete pa ver cómo funciona; pue perder la gracia, pasar aquello que se dicía nel castellanu de la época nel "Tenorio": "imposible lo hais dejado"... Eso, que yá callo.
    Nun ye la primer vez (nin la segunda, nin...) qu'una traducción d'Antón García me descubre un gran poema, o un gran poeta. Mui guapu el blog, Antón, has siguir con ello.

    ResponderEliminar