Miraron equí

13 dic. 2011

SOBRE VLADIMIR MAIAKOVSKI

MAIAKOVSKI (1894-1930)


     Na segunda mitá de los años setenta del pasáu sieglu XX, yá muertu Franco, punxímonos d’alcuerdu en qu’había que recobrar el tiempu perdíu. De manera tan desordenada como entusiasta recibíamos les novedaes que nos llegaben d’una parte del mundu qu’hasta entós tuviera acotada. La poesía de Maiakovski o la de Mao, el Llibru verde de Gadafi, les películes soviétiques que víemos en versión orixinal y ensin subtitular, en destartalaos clubs políticos onde un voluntariosu voluntariu que, tarrezo, tampoco nun sabía rusu, esplicaba l’argumentu y la doctrina. Tuvo muncho de moda apresurada y, como toes, pasó. Colos años, aquel llibru verde garró un color escuru y fediondu, y del dictador chinu recordamos más el renováu derechu de pernada qu’exerció que los sos versos. A otres coses volvimos más tarde con calma, como a los poemes de Vladimir Maiakovski.
     Cuando pudimos escaecenos de les discusiones que s’entreteníen preguntándose si yera un autor de verdá revolucionariu o un burgués disfrazáu, descubrimos un poeta rusu mui interesante, d’enorme fuerza creativa, esmolecíu por topar nuevos ritmos y una novedosa representación gráfica de los versos (los conocíos “pasales”) y por renovar el llinguaxe poéticu, averándolu a la oratoria política. La revolución soviética qu’él vio triunfar y que cantó vímosla nós esboroñase como si fuera d’arena. Pero’l valir de la obra de Maiakovski nun ta no que contribuyera, poco o muncho, al éxitu revolucionariu, sinón no que tien d’alta y lluminosa poesía, al so poder comunicativu. D’elli dixo la poeta Marina Tsvetáieva que, al recordalu, “igual nós y los nuesos nietos tengamos que mirar p’alantre en cuenta de facelo p’atrás”. N’efectu, sigue siendo un poeta actual.


POEMES INACABAOS

I

¿Quierme? ¿Nun me quier? Retuerzo les manes
y los didos, qu’arrinqué, avéntolos
                                                            al aire
igual que p’aldovinar se fai en mayu
arrincando los pétalos de la maraviya.
Que la tisoria y la navaya desvelen les canes
que la plata de los años llegue abondante
                                                            cuento
y espero qu’enxamás yo algame
la edá envergonzante de la sencia.

IV

Van ser les dos
                        yá tarás echada
de nueche
            como un Oka de plata
                                    llexa la vía láctea
tengo vagar
                        y con un telegrama centella
nun te voi
                        escombullir
                                                nin cafiar
como dicen
                        l’asuntu ta espacháu
la barca del amor
                        afrellóse
                                    escontra la rutina
tamos en paz
                        contigo
                                    pa qué facer recuentu
de los daños
                        desgracies
                                                otomíes recíproques
mira
            qué sosiegu hai en mundu
la nueche
                        empón al cielu
                                                un tributu d’estrelles
n’hores como esta
                                    en qu’ún s’alza y fala
a los sieglos
                        a la historia
                                                al universu

V

Sé’l poder de les palabres el tanxíu de les palabres
Non les qu’aplauden dende los palcos
Palabres qu’emburrien les caxes de muertu
a reblagar sobre les cuatro pates de carbayu
Dacuando refúguenles inaudites inédites
Pero la palabra galopa a cincha estallada
resuena pelos sieglos y los trenes arrástrense
pa llamber les manes calloses de la poesía
Sé’l poder de les palabres. Nun ye nada,
un pétalu que cai baxo’l calcañu del dancín
pero l’home cola alma los llabios los güesos...
(Versiones d’AG)

No hay comentarios:

Publicar un comentario